Lo bueno de hacerse un masaje todos los días…

¿Acabas de terminar la jornada laboral? ¿Notas tensión en tu cuerpo tras tanto esfuerzo? Si es así, lo que necesitas es un masaje. Y es que un automasaje al acabar el día te aliviará el estrés repartido por tu cuerpo o también a primera hora para empezar y tener un excelente día. Y es que, hasta hace unos años, la ciencia no ha empezado a verificar qué hay de cierto en la creencia popular de que un masaje a tiempo puede hacer mucho bien.

Dedica 10 o 20 minutos al empezar o terminar el día con un automasaje y alivia los siguientes síntomas o molestias:

  • Estrés
  • Ansiedad
  • Dolores de cabeza
  • Trastornos digestivos
  • Tensión muscular
  • Dolores en general
  • Además, según los masajes pueden ayudar a mitigar condiciones crónicas como la fibromialgia o la artritis

Un buen masaje personal a tiempo puede ayudar a aliviar trastornos del sueño provocados por el estrés o la ansiedad.

Masaje para aliviar la tensión en el cuello

¿Notas tensión en el cuello? Puede deberse a una mala postura o la tensión del día a día. Para aliviar esta parte del cuerpo…

  1. Baja todo lo que puedas tus hombros. Endereza cuello y espalda.
  2. Localiza las zonas dolorosas de tu cuello. Presiona dichas zonas firmemente con tus dedos.
  3. Mueve con suavidad esos dedos realizando movimientos circulares. Al cabo de un rato, hazlo en la otra dirección.
  4. Repite estos movimientos durante 3 o 5 minutos.

Masaje para los dolores de cabeza

Si te duele la cabeza, un buen masajito logrará liberar tensión y facilitará la relajación. Sigue estos pasos.

  1. Baja todo lo que puedas tus hombros. Endereza cuello y espalda.
  2. Localiza la base de tu cabeza, por encima de tus orejas. Coloca los pulgares en la base de la cara y los demás dedos alrededor de la cara con el dedo medio en la sien. Los pulgares deben tocarse.
  3. Aplica una presión suave y deja que los dedos se deslizan de forma circular y elige la dirección más cómoda para ti.
  4. Mueve los dedos en pequeños círculos, céntrate en las zonas tensas.

Masaje para el dolor de espalda

Si lo que te duele es la espalda, tampoco necesitas nada más que tus manos para hacerte un masajito.

  1. Siéntate en el suelo, con las piernas cruzadas. Endereza la espalda.
  2. Coloca tus pulgares a cada lado de tu sacro (el hueso triangular al final de tu espina dorsal)
  3. Mueve los pulgares en pequeños movimientos circulares. Mueve hacia arriba y hacia abajo de tu sacro.
  4. Aplica presión en las zonas tensas que notes. Haz una pausa mientras presionas y luego suelta.
  5. Continúa todo lo necesario y recuerda respirar con profundidad.

Masaje para el dolor de espalda

Si lo que te duele es la espalda, tampoco necesitas nada más que tus manos para hacerte un masajito.

  1. Siéntate en el suelo, con las piernas cruzadas. Endereza la espalda.
  2. Coloca tus pulgares a cada lado de tu sacro (el hueso triangular al final de tu espina dorsal)
  3. Mueve los pulgares en pequeños movimientos circulares. Mueve hacia arriba y hacia abajo de tu sacro.
  4. Aplica presión en las zonas tensas que notes. Haz una pausa mientras presionas y luego suelta.
  5. Continúa todo lo necesario y recuerda respirar con profundidad.

Ir arriba