Mi amor y la forma de relacionarme con él en cuarentena (Parte 2)

La relación de pareja es una de las tantas formas del amor, en la cual nos experimentamos con un otro, y cuya interacción hace emerger de nuestro interior distintas sensaciones como: el amor y desamor, apego y desapego, plenitud y vacío…las cuales son polaridades que conviven entre sí, y se expresan en acciones y palabras. El amor es la fuerza que sostiene toda la vida en el Universo y por lo tanto ha existido desde antes del inicio de los tiempos. En las tribus africanas, cultura que arraiga y conserva tradiciones milenarias sobre la vida (que es equivalente a AMOR), nos deja entrever que antes de que exista el amor, existe el orden. Es decir, el Amor (Vida) proviene del orden y si este se desajusta, se vería afectado en todas sus dimensiones: la abundancia, prosperidad, salud, dinero, trabajo, sexualidad, familia, pareja, amistad, etc. Desde la mirada de las constelaciones familiares, línea de trabajo creada por el teólogo y espiritualista Bert Hellinger, quien estudio las tribus africanas, explica en su obra los “órdenes del amor” y su implicancia en el BUEN AMOR. Para que se dé la Vida = Amor, desde una forma armónica y favorecedora del estado de felicidad, se deben tener en cuenta los siguientes 3 órdenes.
  1. Derecho de pertenencia: en donde en una familia nadie puede ser excluido consciente o inconscientemente (Entiéndase por familia hermanos, padres, abuelos, bisabuelos y así sucesivamente), lo cual significa que un miembro de este sistema no puede tomar el lugar de otro…ej.: la abuela no puede tomar el lugar de la madre, el hijo no puede tomar el lugar de padre, o yo no puedo tomar el lugar de hermano de mi madre, entre muchos otros ejemplos más.
  2. Jerarquía: esto significa que los que llegan antes tienen una autoridad, por sobre los que vienen después. Ej. Los hijos no le pueden decir a los padres, abuelos u otros ancestros lo que tienen que hacer, ni tampoco sugerir, ya que son de una generación anterior.
Ir arriba